«Mi experiencia en el Atlético de Madrid fue muy buena y bonita», Miriam Villalba Martorell

Miriam es una pardeña de 20 años que lleva toda su vida jugando al fútbol. Empezó en el colegio, siendo la única niña del equipo de fútbol-sala, y en el año 2000 la fichó el Atlético de Madrid. En este club estuvo hasta el año pasado, cuando decidió convertirse en jugadora del San Nicasio de Leganés. Actualmente, compagina el fútbol con sus estudios de Magisterio.

– ¿Por qué decidiste jugar al fútbol?

Me gustaba mucho. Al principio, jugué al mismo tiempo en el equipo del colegio y en otro de San Agustín de Guadalix.

– ¿Cómo fue tu fichaje por el Atlético de Madrid?

Mi madre se enteró de que estaban haciendo las pruebas de selección para el equipo femenino y me llevó. Hice pruebas de tiempo, zig-zag y jugué un partidillo. A finales de agosto de 2000 me llamaron para incorporarme.

– ¿Cuándo y dónde entrenabas?

Dos días a la semana, los lunes y miércoles de 17.30h. a 19h., en el Cerro del Espino (Majadahonda).

– ¿Cómo fue tu experiencia en el Atlético de Madrid?

Muy buena y bonita. Me trataron muy bien. Allí he estado 11 años jugando.

– ¿Cobrabas por jugar?

Sí. Hubo un tiempo que 100 euros al mes y, en otro momento, por objetivos. Entonces, a las jugadoras del equipo nos daban 50 euros por partido ganado.

– Ahora juegas en el San Nicasio de Leganés, ¿por qué decidiste cambiar de club?

Me apetecía. En el Atlético de Madrid todo era muy serio y había mucha profesionalidad, yo no quiero ser jugadora profesional. La verdad es que dudé un poco si marcharme o no.

– ¿Has notado muchos cambios?

El equipo juega en Nacional y es muy humilde, ¡he tenido que pagar la ficha y todo! Pero estoy contentísima. Aquí hay otro rollo. Cambiar ha sido lo mejor que he hecho en mi vida.

– ¿Jugáis fuera de Madrid?

Sí, como muy lejos vamos a Zaragoza.

– ¿Qué opinas del trato que tiene el fútbol femenino?

No se le apoya en nada. Muchos de los entrenadores no cobran y hay pocos patrocinadores. Si no eres un equipo grande, no recibes apoyo por ningún lado.

 

También te podría gustar...