El Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo, centro puntero de la investigación hidrodinámica

Pocos países se pueden permitir construir y mantener un canal de experiencias hidrodinámicas por su elevado coste. De hecho, sólo existen 120 en el mundo y únicamente 10 superan al resto por su tecnología e instalaciones. Uno de ellos está en España, más concretamente en Madrid y, para ser exactos, en El Pardo.

Este centro es conocido por los pardeños como ‘La Naval’ y la razón de esta denominación hay que buscarla en su origen. El Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (CEHIPAR) fue construido por decisión de Alfonso XIII. En 1928, el monarca puso como condición su construcción en El Pardo antes de firmar la orden de ejecución del plan de cruceros de la época (lo que luego fue el crucero Baleares Canarias).  Hasta 1979 el CEHIPAR perteneció a la Armada (de ahí que sea conocido como ‘La Naval’) y, a partir de entonces, al Ministerio de Defensa, creado aquel año. Actualmente, el CEHIPAR está integrado en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

Pero, ¿qué se hace en este lugar?, ¿quién trabaja allí? En el CEHIPAR se estudia, experimenta e investiga para que futuros barcos reduzcan su consumo al máximo  y mejoren sus condiciones de navegabilidad y maniobrabilidad. Todos los proyectos militares pasan por allí, además de un elevado número de civiles y extranjeros. En sus 85 años de existencia ha experimentado 2.720 modelos de buques y 2.550 de hélices. En el CEHIPAR se han ensayado los barcos que ganaron la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas y el oro y plata de Pekín. También en este canal de experiencias hidrodinámicas se ha ensayado, construido, diseñado y optimizado la piragua totalmente adaptada a las características del medallista olímpico David Cal, que obtuvo la medalla de plata en los JJ.OO. de Londres 2012.

En el CEHIPAR están expuestas a pequeña escala más de 2.000 modelos de hélices.

Respecto al personal que trabaja en el CEHIPAR, asciende a unas 90 personas, entre las que hay un elevado número de pardeños. El porcentaje de hombres es mucho mayor al de mujeres, no obstante, en el canal trabaja, desde hace unos 30 años, la primera ingeniera naval que ha habido en España.

ElPardo.net ha tenido la suerte de poder visitar sus instalaciones. Decimos suerte porque el CEHIPAR no está abierto al público.

Maquetas de los tres laboratorios principales.

El recorrido por el canal nos ha permitido trasladarnos a tres épocas diferentes: a finales de los años 20, a mediados de los 70 y a los 90. Y es que sus instalaciones se han ido construyendo y ampliando en estas fechas. En total, ocupan 4,5 hectáreas en las que están los talleres y los tres laboratorios fundamentales: el canal de aguas tranquilas, el laboratorio de dinámica de buque y el túnel de cavitación.

Nada más entrar a los talleres nos encontramos con tres talladoras que dejan los modelos de los barcos listos para trabajar. Actualmente, en el CEHIPAR se está trabajando con la tercera generación de talladoras. La primera y segunda han quedado obsoletas pero continúan ahí recordando que por ellas han pasado cientos de proyectos. Tal es la antigüedad de la primera, que está catalogada como bien histórico.

             
      A la izq., el almirante director del CEHIPAR, Luis Palao, junto a la primera generación de talladoras. A la dcha, la tercera generación.
 

Nuestra mayor sorpresa nos la llevamos cuando contemplamos la piscina del canal de aguas tranquilas. Se trata de la piscina más grande de España, tiene unas dimensiones de 320 metros de largo, 12,5 m. de ancho y 6,5 m. de profundidad. Lo más curioso es que el agua que hay en ella no se ha cambiado nunca, ahí está desde 1930. Las condiciones ambientales de la nave son tan estables, hay tanta humedad y la inercia térmica es tan grande que el agua mantiene sus características. En la piscina hay una estructura de 70 toneladas que es impulsada eléctricamente para que los modelos allí colocados alcancen una velocidad de hasta 10 metros por segundo. Con ello, se mide la resistencia del avance, factor importantísimo para determinar la potencia que debe llevar el motor del barco.

Nuestra siguiente parada la hacemos en el Canal de Comportamiento en la Mar. En este lugar hay una piscina de 150 metros de largo, 30 de ancho y 5 de fondo que es capaz de generar olas de hasta 90 centímetros de altura. Y es que lo que allí se pretende es reproducir un estado de la mar. A 10 metros del generador hay un foso en el que se ensayan plataformas petrolíferas.

Durante el recorrido también visitamos la parte más moderna del CEHIPAR, donde las paredes se han forrado con vinilos que reproducen las zonas del canal. Una verdadera obra artística que atrae todas las miradas.

   

Como hemos señalado, el CEHIPAR está entre los 10 primeros canales del mundo por su tecnología e instalaciones. Está integrado en la International Towing Conference (ITTC) que reúne a todos los canales de experiencias hidrodinámicas. No obstante, la mayoría son domésticos, de enseñanza o astilleros y sólo los de Noruega, Japón, Corea y Hamburgo se pueden comparar al de El Pardo.

Vídeo emitido en CNN+.

Para más información pinche aquí.

Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 

El Pardo Real Sitio


También te podría gustar...