“Los pardeños te hacen sentir de aquí muy rápido. Son gente cordial y muy familiar”, Alfonso Egea.

Foto: antena3.com

Alfonso Egea es de esas personas que se han enamorado de El Pardo a primera vista. Tanto que, nada más pisarlo por primera vez, decidió fijar su residencia aquí. De eso hace ya cuatro años y, como él asegura, “no me pueden ofrecer un sitio mejor para vivir.”. Alfonso es periodista y ha trabajado como tal en Murcia (su ciudad natal), Valencia y Madrid. Ahora sigue centrado en temas de investigación y sucesos en el programa Espejo Público de Antena 3.

 –          ¿Cuándo conociste El Pardo? Es uno de los primeros lugares que visité cuando me mudé a Madrid. Cuando trabajaba en Telecinco, en el programa ‘Historias de hoy’,  conocí a un guardia real que me citó aquí para hablar de un tema. Aluciné con el barrio. Me quedé toda la mañana visitándolo y cuando llegué a mi casa le dije a mi mujer que acababa de conocer el lugar donde quería vivir.

–          ¿Cuánto hace de aquello? Unos 11 años. Ese es el tiempo que tardamos en encontrar una casa que nos gustara. ¡Es muy complicado acceder aquí a una vivienda! Al final, la encontramos hace cuatro. Ahora no me pueden ofrecer otro sitio mejor para vivir.

–          ¿Qué es lo que más te gustó cuando viniste? La tranquilidad, la paz. Eso me impactó nada más conocerlo y ahora lo sigue haciendo. También me gusta mucho la relación con la gente, la proximidad. Yo no he conocido en ninguna casa donde he vivido a alguien más allá que el vecino de enfrente.

–          ¿Te llamó mucho la atención? Sí. Al llegar me hizo gracia que todo el mundo era familiar, cordial y muy amable. Eso hace que recuperes muchas costumbres que tenías y has ido perdiendo. Yo salgo a la calle y hablo con todo el mundo. Digamos que te hacen de aquí muy rápido. Somos un barrio pero somos ‘mucho de El Pardo’. Esto es muy bueno.

–          Ahora, después de cuatro años viviendo aquí, ¿qué lugar te atrae más? Me encanta la zona de la presa, sobre todo entre semana cuando no hay nadie. Es un sitio espectacular, alucinante, uno de los primeros sitios que descubrí.

–          ¿Qué es lo que menos te gusta? Creo que estamos desatendidos. El barrio (digo barrio, pero me gusta más llamarlo pueblo) tiene un encanto especial por sí mismo; por la gente y lugar, pero requerimos muchos servicios. Se nota que hay muchas cosas que no se cuidan. A El Pardo hay que mimarlo, dotarlo de servicios y de más instalaciones. Con el buen tiempo se convierte en un sitio ‘megaturístico’ y eso hay que recompensárselo al barrio, que forma un patrimonio demasiado importante. Éste es un sitio en el que hay que invertir.

–          ¿Has conocido otra localidad parecida a El Pardo? Ninguna, por la idiosincrasia que tiene. Desde el monte vemos las cuatro torres de Castellana y te das cuenta de que de allí a aquí hay un ‘cachito’, eso es lo que le hace ser especial. Pueblos y barrios pequeños hay millones, pero ser esta burbuja verde en mitad del mapa es lo que lo hace ser peculiar. Además, los pardeños, pese a tener contacto diario con la ciudad por su trabajo, tienden a ser cercanos y próximos, eso no lo he visto nunca. No existe ahora una oferta de vivienda que me haga pensar salir de El Pardo, bajo ningún concepto.

–          ¿Qué haces aquí en tu tiempo libre? Aquí he recuperado una de mis viejas pasiones: la bicicleta. Además, con mi perro soy capaz de pasear durante dos horas sin aburrirme.

Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 

El Pardo Real Sitio


También te podría gustar...