¿En qué consiste el proyecto de restauración fluvial del río Manzanares a su paso por El Pardo?

Azud de El Pardo

En los últimos años, el río Manzanares ha sufrido alteraciones que han modificado gravemente sus condiciones naturales. De las mismas han sido testigos los vecinos de El Pardo ya que, a su paso por nuestro barrio, tales cambios se han percibido notablemente.

Ante ello, y con la finalidad de lograr su recuperación ambiental, se ha puesto en marcha un proyecto diseñado por la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Dirección General del Agua del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente; con la colaboración de la Oficina Española del Cambio Climático. El proyecto es desarrollado por la empresa Tragsa y respaldado por Patrimonio Nacional, Ayuntamiento de Madrid y Comunidad de Madrid.

En enero de 2016, pardeños y visitantes pudimos ver los primeros trabajos a la altura del aparcamiento de Somontes. A partir de ahora, se desarrollarán desde la antigua estación de aforos hasta el arroyo de la Trofa.

Hay que aclarar que las labores que se están efectuando en la ribera del río Manzanares a la altura de la avenida Padre Cipriano no forman parte de este proyecto. Estos trabajos los está llevando a cabo la empresa Matinsa, contratada por Ayuntamiento de Madrid.

Los objetivos que se persiguen con el proyecto de restauración fluvial del Manzanares en el entorno del Real Sitio de El Pardo son recuperar la naturalidad hidrológica, morfológica y ecológica del río, devolver la conexión longitudinal y transversal del cauce y disminuir los riesgos de inundación a la altura de nuestro barrio y aguas abajo. Asimismo, los trabajos permitirán fomentar su uso público.

Actuaciones

El proyecto está estructurado en varias actuaciones. Unas, destinadas a la recuperación del río; otras, a la de la vegetación y; por último, al uso público.

Se ha comenzado por la eliminación de vegetación en unas zonas y su control en otras. En éstas se están creando pequeñas áreas de sotobosque con zarzas u otras especies, que hacen de refugios de fauna. En las orillas se va a respetar la vegetación de orla, ya que aporta la necesaria sombra que el río precisa.

Antigua estación de aforos.

Escombros en la zona de Mingorrubio.

En las próximas semanas está prevista la construcción de una pasarela peatonal en la antigua estación de aforos. No obstante, y aunque la intención es su instalación rápida, se puede retrasar si requiere apoyos en el cauce. Otra de las zonas donde se va a trabajar va a ser en el lugar que sirvió de escombrera a la altura de Mingorrubio. Ésta ha provocado un descuelgue entre la ribera y el río, y allí se va a revegetar. Se recogerán los cepellones de los árboles y se llevarán a un invernadero para, después, volver a plantarlos en ese lugar.

Un poco más abajo, en el azud de El Pardo se construirá una rampa para peces. Actualmente, el azud no permite a los peces remontar y la escala lo hará posible. Servirá para favorecer las especies piscícolas autóctonas pero no a las invasoras. Su construcción está prevista para septiembre.

Otro de los problemas que tiene el río es la vegetación invasora. Ésta se ha producido por una insolación excesiva en el agua y también los sedimentos que llegan, que han convertido este río en un río embalsado. Los trabajos se centrarán en eliminar la vegetación exótica e invasora.

Tapón de arena procedente del arroyo de la Trofa.

El arroyo de la Trofa es otra de las zonas donde se va a actuar. En su desembocadura hay muchos sedimentos que hacen de presa y su retirada es necesaria. Se ha producido un tapón que se retirará después del verano, así como la vegetación invasora. Posteriormente, se plantarán plantas autóctonas y se vallará la zona. El vallado se realizará para evitar la entrada de grandes mamíferos (cérvidos y suidos).

Finalmente, las actuaciones destinadas a la mejora del uso público consistirán en la recuperación de sendas y su adecuación para uso peatonal y recreativo. Está previsto hacer tres niveles para disfrute de viandantes y ciclistas.

Esta fase proyecto de restauración fluvial del río Manzanares en el entorno del Real Sitio de El Pardo durará aproximadamente un año. Concluido éste, será necesario un mantenimiento que será competencia del Ayuntamiento de Madrid. Así queda reflejado en un convenio.

Consulta aquí el folleto informativo del proyecto. 

También te podría gustar...