“Nunca olvido de donde vengo y siempre llevo por bandera que soy española, madrileña y de El Pardo”, Belén Zamora Villamil

Decidió irse con su pareja a Chicago en 2005 para empezar una nueva vida. En España no encontraban estabilidad laboral y optaron por buscarla en Estados Unidos. Allí la han encontrado y han formado una familia numerosa. Sus tres hijos son la primera generación de ‘Zamoras’ americanos.

-¿Desde cuándo estás en Chicago y por qué te fuiste? La primera vez que vine fue en febrero de 2004 a conocer el sitio donde queríamos vivir mi pareja y yo. Nos encantó y estuvimos preparando el terreno para asentarnos aquí durante más de un año. Hicimos hasta 6 ó 7 viajes Madrid-Chicago, Chicago-Madrid y, finalmente, en diciembre de 2005 nos afincamos en un piso al lado de la playa del lago Michigan. Nos vinimos porque la situación laboral y económica se iba a pique en España, no veíamos la manera de poder tener estabilidad allí. Comprobamos, por personas cercanas que viven aquí desde hace más de 30 años, que aquí (a diferencia con España) da igual la edad que tengas, la condición social o de donde provengas, si sabes hacer tu trabajo, te valoran y no te queiren dejar escapar. En España eres como una marioneta, hoy te cogen y mañana te sueltan. Así no hay manera de respirar.

-¿Qué tal está siendo tu experiencia? Es súper enriquecedora para cualquiera que venga de otro país. Estados Unidos es una olla llena de garbanzos, judías, lentejas…  es un potaje de nacionalidades, culturas y costumbres. Aprendes a sobrevivir, es duro, pero no volvería atrás. Aquí hemos conseguido la felicidad y la estabilidad que tanto ansiábamos, nos tenemos el uno al otro, tenemos nuestros hijos, nuestra casa, nuetros coches, trabajo y amistades, muchas de estas cosas en España hubieran sido impensables.

– Has formado allí una familia, cuéntanos. Marcos (5 años), Adrián y Bryan ( 14 meses) son nuestros hijos, la primera generación en nuestras familias de americanos. Confiamos en que la elección de vivir aquí es lo mejor para todos, así que no pensamos volver a vivir en España. Es un NO muy pensado.

¿Qué diferencia ves entre la infancia de tus hijos en Chicago y la tuya en El Pardo? Acerca de mi infancia, me crié a caballo entre Mingorrubio con mi yaya Margarita y mi yayo Severo, y El Pardo con mis padres. Tengo recuerdos de ir al colegio de las monjas y al de Mingorrubio, de mis amigos, primos, tíos, de mis abuelos, de los paseos por el monte, de la peluquería de Mari, de mi madre llevándome en la bici al pino, del mercadillo, de las noches de verano escuchando «Volaré», de Rufo, de la Kika, de La tienda de Isabelita, de Jose ‘El Carnicero’… A mis hijos aquí lo único que no les puedo ofrecer como parte de su infancia es la compañía de la familia, sólo sus visitas.

-¿Qué echas de menos de El Pardo? A mis sobrinos, la familia, su ambiente, las gentes, el merengue de café de La Marquesita y los paseos por el monte. ¡Ah! y las fiestas, las vaquillas y a Esteban saltándolas.

-¿Se parece en algo Chicago a El Pardo?  El Pardo y Chicago se asemejan en la cantidad de naturaleza viva que hay. Recordad que Chicago era una pradera y en todas las calles hay arboledas, césped y flores. Aquí es un verde más vivaz por la cantidad de agua que hay. Allí tenéis el río Manzanares, aquí el río Chicago. Aquí tenemos a un pájaro rojo propio de la zona llamado el Cardenal y allí tenéis la urraca. Aquí no hay chopos, ni alcornoques, ni encinas, ni jabalíes, pero sí ciervos, mofetas, mapaches, coyotes etc. Hay muchos sitios para visitar, como en El Pardo. La zona donde vivo yo se asemeja a las casas de Mingorrubio, algo así, sólo que todo aquí es más grande.

En Downtown (centro) con la panorámica de Chicago

-¿Tu día a día sería igual o similar si vivieras aquí? ¿En qué crees que se diferenciaría más? Si viviera allí creo que todo sería parecido. Andaría más, porque todo está más cerca, aquí cojo demasiado el coche. Comería más jamón serrano, más morcilla de Burgos y bebería horchata de chufa.

Estoy muy contenta de haber venido aquí, no ha sido ni es fácil, pero merece la pena el fin de poder conseguir tener una vida mejor. Nunca olvido de donde vengo y siempre llevo por bandera que soy española, madrileña y de El Pardo.

 
 Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 

El Pardo Real Sitio


También te podría gustar...