La Romería de San Eugenio, una fiesta popular de El Pardo olvidada que vuelve a renacer

Ayer, domingo 18 de noviembre,  se celebró en El Pardo la Romería de San Eugenio, un festejo con más de cuatro siglos de historia que se recuperó hace 19 años. A pesar de que el lugar y protagonistas que alimentan la leyenda que da origen a la romería se encuentra y vivieron  en El Pardo, pocos son los pardeños que participan en ella. Y es que los 50 años de su ausencia la borraron de la memoria de los mayores y provocaron desconocimiento en los jóvenes. No obstante, cada año, la asistencia de los vecinos crece, al igual que la de los madrileños. Ayer fueron unas 300 las personas que quisieron acompañar a San Eugenio de romería. Durante todo el día, recordaron el porqué de la celebración, rezaron al santo y cantaron y bailaron alrededor de su imagen.

             

La jornada comenzó a las 11.30h., en el Parque de la Mar Océana, con el saludo de un simpático romero que presentó a los asistentes a José Gabriel Astudillo, el hombre que recuperó la tradición de ir de romería con San Eugenio.

De izqda. a dcha.: Álvarez del Manzano, el pregonero David Pérez y José Gabriel Astudillo

 

J.G. Astudillo con la pardeña Berna y la imagen de San Eugenio

“Su descubrimiento fue una casualidad. Me enteré de la existencia de este festejo escuchando la canción ‘El día de San Eugenio yendo hacia El Pardo te conocí’. Por aquel entonces, yo era concejal y propuse a mi equipo investigar qué había pasado con aquella romería. Descubrimos que comenzó a celebrarse cuando el rey Felipe IV  (tras conocer a un campesino que robaba bellotas por necesidad en el Monte de El Pardo) decidió abrir los días 15 de noviembre las verjas reales para que los madrileños pudieran  coger este fruto. A partir de ahí, contactamos con asociaciones madrileñas y castizas, así como con gente de El Pardo, y la recuperamos”, nos explica Astudillo.

Este año el encargado de dar el pregón e inaugurar oficialmente el día de la romería fue David Pérez García, presidente de la Federación de Municipios de Madrid. Durante su intervención señaló a El Pardo como “una maravilla histórica y natural” que ha estado presente durante su vida. “Mi infancia está asociada a este Real Sitio; aquí he venido mucho con mi familia”, comentó. Pérez insistió en que la Romería de San Eugenio “es de todos y para todos” y que reúne dos palabras que invitan a la reflexión: tradición y castizo. Antes de concluir invitó a los presentes a tomar ejemplo de esa clemencia y compasión que sintió el rey Felipe IV por el campesino. “Esta sociedad necesita amor, perdón y reconciliación”, concluyó David Pérez antes de gritar  “¡Viva El Pardo! ¡Viva San Eugenio! ¡Viva Madrid! ¡Viva España!”.

            

Una vez terminado el pregón, un romero hizo entrega al presidente de la Federación de Municipios de Madrid de un sombrero chambergo y le nombró Romero Mayor del año 2012, en nombre del pueblo de Madrid y del foro de asociaciones ‘madrileñistas’. Finalizado el gesto, el concejal-presidente del distrito Fuencarral-El Pardo, José Antonio González de la Rosa, invitó a los asistentes a acudir a recoger la imagen de San Eugenio.

El concejal-presidente del Distrito

Por tradición, esta imagen, que se mandó tallar hace unos años, es custodiada por las monjas del  Convento de las RR. MM. Concepcionistas Franciscanas de El Pardo. El día señalado los romeros acuden a sus puertas para pedírsela  a las religiosas con la finalidad de honrarla y llevarla de romería. Y así ocurrió ayer. Tras una ficticia trifulca entre romeros y custodios, la imagen de San Eugenio se sacó del convento camino a un encinar cercano al Cristo de El Pardo. Eso sí, con una exigencia desde el interior del convento.  “El santo ha de volver antes de concluir el día”.

    

El camino desde el convento de las monjas al encinar fue toda una fiesta. La imagen de San Eugenio, en brazos de nuestra vecina Berna, fue testigo de risas, bailes y cantos de los romeros. Los casi dos kilómetros de recorrido se hicieron cortos.

        

             

    

Una vez en el punto de encuentro, a las 13h., un sacerdote ofició una emotiva misa. Concluida ésta, los asistentes degustaron migas y sangría y pasaron el resto de la jornada en buena compañía. Al caer la tarde, se cumplió la promesa que los romeros habían hecho a las religiosas del Convento de las RR. MM. Concepcionistas Franciscanas: devolvieron a San Eugenio, también con otra promesa ¡volveremos el año que viene!

        

Asociación Amigos de Mingorrubio

 
Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 

El Pardo Real Sitio


También te podría gustar...