Un submarino en El Pardo

Desde que se construyó el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (CEHIPAR), en 1928, allí se ha experimentado con miles de modelos de barcos que un día se convirtieron en buques militares, embarcaciones civiles e incluso en piraguas olímpicas. Dentro de tres meses, podremos decir que el CEHIPAR también colaboró con la construcción del submarino ‘Isaac Peral y Caballero’.

Éste es el nombre con el que un grupo de estudiantes de la asociación FUVE (Future Vehicles & Entrepreneurs) ha bautizado a un proyecto que está desarrollando desde finales de 2012. “Se trata de un vehículo autónomo y automatizado que es capaz de realizar tareas en el ámbito marino”, nos explica Julio Guillén, uno de los miembros de FUVE.

La finalidad de su construcción no es, a día de hoy, comercial. Se está diseñando para participar en la ‘XVI edición de la AUVSI Foundation and ONR’s International RoboSub Competition’, una competición internacional a la que acuden estudiantes de todo el mundo con proyectos tecnológicos innovadores. “Es la segunda vez que vamos. El año pasado competimos  con otro submarino y llegamos a la semifinal”, nos comenta Julio. Sin duda, un buen resultado y, mejor aún, si tenemos en cuenta que los representantes de la asociación FUVE eran los únicos españoles y europeos.

Tanto en aquel proyecto como en el actual, los estudiantes del FUVE (entre los que se encuentran ingenieros navales e informáticos) están contando con la colaboración del CEHIPAR. Concretamente, el canal de El Pardo les ha ofrecido sus instalaciones para probar el submarino ‘Isaac Peral y Caballero’ e incluso les va a construir el modelo del mismo. “El diseño de este año ha cambiado y es más complicado porque tiene texturas más complejas. El CEHIPAR tiene máquinas que tallan cascos de barcos en tres dimensiones y nos van a fabricar el modelo. Después, nosotros le pondremos fibra de carbono y vidrio”, nos explica Guillén.

Los estudiantes podrán probar su proyecto en la piscina del canal de aguas tranquilas, que tiene unas dimensiones de 320 metros de largo, 12,5 m. de ancho y 6,5 m. de profundidad. “Es una gran ayuda porque el canal que tenemos en la Escuela de Ingenieros Navales tiene una profundidad de 2,5 metros y es imposible probar un submarino allí. Hay que tener en cuenta que este vehículo ha de sumergirse a muchos metros de profundidad porque el agua tiene más fuerza y, sólo así, se ve si los componentes se llenan de agua. Es una suerte contar con la ayuda del CEHIPAR porque no la hemos encontrado en otro sitio. Pedimos al Ayuntamiento de Madrid que nos dejara usar sus piscinas y nos lo denegaron”, aclara Julio.

          

Sólo quedan tres meses para que los chicos del FUVE participen en la competición RoboSub con el submarino  ‘Isaac Peral y Caballero’. De nuevo, lo harán con escasos medios materiales y económicos, y con muchísima ilusión y ganas. Pero, sobre todo, con el honor de haber contado con la colaboración de uno de los 10 mejores canales de experiencias hidrodinámicas que existen en el mundo, el CEHIPAR en El Pardo.

Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 

El Pardo Real Sitio


También te podría gustar...