“Di-Sonante está recibiendo muy buena acogida por parte de los vecinos de El Pardo”, Alberto y Álvaro, integrantes del grupo

Éste es el nombre del grupo que formaron hace tres años un pardeño y un sevillano. Nada más conocerle, Alberto vio en Álvaro una gran capacidad musical y le propuso tocar juntos. De un concierto al mes han pasado a 20 y siguen sumando actuaciones…

¿Cómo comienza vuestra relación con la música? Alberto: A los 7 años mi padre me matriculó en un conservatorio de música y empecé la carrera musical. La compaginé con el colegio y a los 17 acabé la diplomatura técnica superior. La carrera musical en el conservatorio se divide en tres fases; la primera, que dura cuatro años, se llama Grado Elemental; la segunda de seis años se llama Grado Medio (que es la que acabé yo); y la de Grado Superior que equivale a una licenciatura. También, iba a clases de flamenco y me gustaba mucho cantar. A los 22 años aparqué los estudios universitarios y vine a El Pardo e ingresé en la Guardia Real. Empecé a cantar en bares con un compañero hasta que cada uno tiramos por nuestro lado. Después, me uní a una pareja; él tocaba el cajón, ella cantaba y yo tocaba la guitarra y cantaba. Posteriormente, conocí a Álvaro y me di cuenta de que tenía mucha capacidad musical y futuro.

Álvaro: Empecé con 14, 15 años a tocar el cajón, el yembé y la darbuka en el parque con mis amigos. Formé parte de la banda de la peña Los Buenos tocando el tambor y la trompeta. Mi formación fue de oídos.

¿Cómo os conocisteis y decidisteis formar el grupo? Álvaro: Nos conocimos en El Pardo. Fui a conciertos que dio en locales pardeños. Un día, tocando la guitarra empecé a seguirle con el cajón y vimos que nos compenetrábamos. Cuando él dejó su grupo, me llamó. Esto fue hace unos tres años.

¿Ensayáis mucho? Alberto: No. Ya nos conocemos, conocemos nuestro repertorio y lo vamos ampliando. Él conoce mi forma de actuar y cantar y yo, su forma de tocar a nivel de repercusión. A veces ensayamos en casa de algún amigo que tiene sitio…

En El Pardo, ¿dónde habéis tocado? En varios locales y los ya desaparecidos El Ocho, Jarra y Pedal. También en las fiestas de Mingorrubio…

¿Cómo está siendo la acogida de los pardeños? Alberto: Muy buena. A la gente le gustan los conciertos y repite. Estamos teniendo una buena combinación porque a él le conoce mucha gente y hablan del grupo. Está funcionando muy bien el boca a boca y las redes sociales.

¿Dónde tocáis fuera de El Pardo? En todo tipo de eventos; en tabernas flamencas, restaurantes, pubs… Fuera de Madrid también nos han llamado.

– ¿A qué aspiráis como grupo? Alberto: No tenemos una idea concreta pero estamos muy contentos con el camino que estamos siguiendo.

Álvaro: Antes tocábamos una vez al mes y ahora tenemos 15, 20 conciertos mensuales… No nos esperábamos esto. No tenemos claro un horizonte pero, sinceramente, nos gustaría aumentar nuestro caché.

¿Qué os está resultando más difícil? Alberto: A mí, compaginarlo con mi trabajo. Los conciertos me coinciden muchas veces con las guardias.

Alberto, tú eres de Sevilla, ¿conocías El Pardo antes de vivir aquí? Llegué en septiembre de 2007 y no lo conocía. Lo que me gustó es su situación geográfica. Por otro lado, la gente es muy tranquila y disfruta mucho de la vida. Al llegar tuve una sensación de buena acogida. Los pardeños son muy acogedores.

Pincha aquí para acceder a la página de Facebook de Di-Sonante.

 
Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 


También te podría gustar...