La nostalgia y el recuerdo, protagonistas del pregón que dio Carlos Heredia en Mingorrubio

Ayer, jueves 22 de junio, otro joven volvió a sorprender en Mingorrubio con un pregón lleno de sentimiento, nostalgia y recuerdos. El vecino Carlos Heredia encandiló al público con unas palabras que trajeron a la memoria de los más mayores una época ya pasada, que nadie quiere olvidar.   

Carlos, el hijo más pequeño de los siete que tuvieron Alfredo y Julia, comenzó su pregón recordando a sus padres, ya fallecidos, e imaginando lo que hubieran dicho al enterarse de su nombramiento como pregonero. “A mi madre me la imagino diciéndome ‘¿por qué te metes en este lío? ¡No te metas con el concejal!’. Y a mi padre, ‘hazlo con cariño y no te olvides terminar con un ¡Viva España!’”.

Reconoció que el ser hijo de una gran familia y, además, el pequeño, le permitió ver la vida de Mingorrubio desde otra perspectiva. “He visto el trabajo de mis padres por sacarnos adelante, igual que el del resto de las familias de la colonia. Tenían tiempo para las relaciones con vecinos, algo que se ha perdido”, lamentó.

Carlos no se olvidó de aquellas mujeres que marcaron su infancia. “Las señoras de Mingorrubio son un verdadero movimiento. Sacaban al santo, hacían sus quehaceres diarios… Muchas viven en mi cabeza. En todas las calles hay una Anita, una Isabel y una Paquita que dan sentido a esta colonia”, dijo.

Durante su discurso, el pregonero reconoció que tenía sentimientos encontrados. “Siento alegría por volver con mis hijas, pero también un sentimiento amargo por la gente que nos deja. Hay que disfrutar de su legado”, pidió. A continuación, se centró en las fiestas recordando a los que fueron y son “la base de las mismas”. “La Asociación Amigos de Mingorrubio, la Asociación de Vecinos de Mingorrubio, la de Las Majas, la Guardia Civil, la Guardia Real, los comercios…”, enumeró. Recordó las calles engalanadas, la suya, Las Armas, así como cuando se sentaba en un banco con sus amigos “simplemente a hablar”, dijo. No quiso perder la oportunidad de darles las gracias y especialmente a uno “por sus ganas de vivir”. “Te has convertido en ese motor por juntarnos de nuevo –comentó- ya no en el banco, sino en el patio de tu casa”.

 

Antes de terminar su pregón, Carlos Heredia se dirigió a las instituciones pidiéndoles que ayudaran a continuar con lo que un día comenzó, porque “¡Mingorrubio sigue vivo!”, subrayó. Después pidió al público un aplauso y reconocimiento por todos los que se esfuerzan por recuperar las fiestas. “Me siento muy orgulloso de pertenecer aquí. No nos hace falta famosos, ni políticos para dar el pregón. Nosotros somos los mejores pregoneros de estas fiestas, porque las hemos vivido y nos sentimos orgullosos”, señaló el pregonero.

Y, como le hubiera pedido su padre Alfredo, Carlos terminó su pregón con un ¡Viva Mingorrubio! ¡Viva San Juan! y ¡Viva España!

Antes del pregón el vecino Sebastián Fernández Cano recitó una bonita poesía sobre las tradiciones y las Fiestas de Mingorrubio.

 

 

 

Consulta aquí las actividades de las Fiestas de Mingorrubio 2017.

 

También te podría gustar...