Emotiva despedida a alumnos del Colegio Diocesano San Francisco de El Pardo

Como criminólogo, tripulante de vuelo, mecánico de helicópteros y empresarios. Así se ven en un futuro los alumnos de 2º de Bachillerato del Colegio Diocesano San Francisco de El Pardo.

Ayer, 21 de mayo, sus compañeros y profesores les despidieron en un conmovedor acto de clausura de curso, al que asistieron Belén Aldea Llorente, directora de Área Territorial de Madrid-Capital; el Coronel jefe de la Guardia Real, Ramón Álvarez de Toledo Álvarez de Builla; y el Suboficial Mayor del Parque de Transmisiones, Palomares; entre otras autoridades militares y civiles.

Tras el izado de bandera, que dio por inaugurada la jornada, Aldea dirigió unas palabras a los alumnos. Les recordó el esfuerzo que, hace más de 10 años, hicieron padres y profesores por mantener abierto el colegio después de la decisión de su cierre, por parte de la Orden de los Capuchinos al que pertenecía. “Gracias a la Fundación Virgen de la Almudena por hacerse cargo de este centro en un enclave privilegiado de Madrid” (Mingorrubio en El Pardo), subrayó. También alabó la labor de los educadores y se dirigió a los presentes diciendo que su profesión es “la más grata de todas”. La directora de Área Territorial de Madrid-Capital terminó su discurso dando la enhorabuena a los alumnos de 2º de Bachillerato. “En la vida real, sin tesón ni esfuerzo no se consigue el éxito”, concluyó.

Gonzalo González Zamora, Jaime González Placer, Daniele Ivanov Edders y Lissette Vivanco Holguín (los estudiantes de último curso) escucharon muy atentos estas palabras y presidieron la entrega de premios, con los que el colegio galardonó a los mejores deportistas, lectores, cocineros, dibujantes y decoradores.

                                

Como todos los años, la directora del Colegio Diocesano San Francisco, Mª Teresa Rueda López, quiso felicitar a los alumnos y les invitó a participar en un ‘experimento’ con el que los chicos comprendieron que hay muchas percepciones de la vida y maneras dispares de pensar. “Este grupo heterogéneo nos ha demostrado cómo son distintos y, a la vez, avanzan juntos”, les dijo.

A continuación, tomó la palabra un alumno de 1º de Bachillerato. Subrayó que tanto él como sus compañeros habían aprendido de la humanidad de los estudiantes de 2º y lo importante que es el esfuerzo diario. “Mucha suerte y a ser felices”, terminó.

Los protagonistas del emotivo acto de despedida no quisieron despedirse sin dar las gracias y subrayar que habían aprendido lo que realmente significa la palabra compañerismo. “Hemos contado con profesores que nos han enseñado y aconsejado como si fueran nuestros padres. Os vamos a echar de menos a todos”, dijo Daniele, la portavoz.

La jornada concluyó con la oración de San Francisco y el arriado de bandera.

 
 
 
Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 



También te podría gustar...