La joven Olga Baños García no defraudó en Mingorrubio con un pregón fresco y simpático

Olga Baños García

Se auguraba la plaza llena y así estuvo. Ayer, jueves 23 de junio, a las 21:15h., los mingorrubianos esperaban con impaciencia a su pregonera; la joven vecina Olga Baños García. Todos la conocen desde que nació, hace 24 años, y sabían que escucharían un pregón fresco y simpático, y ella no defraudó.

Antes de empezar, Óscar González Díez, vicepresidente de la Asociación Amigos de Mingorrubio, tomó la palabra para agradecer su colaboración en las fiestas a los vecinos, comercios y restaurantes de la colonia y de El Pardo, así como al colegio San Francisco y a ElPardo.net. También, subrayó la ayuda de don Serafín, la de la Asociación Vecinal de El Pardo y la de Vecinos de Mingorrubio, con la que trabajan “mano a mano”, como indicó Óscar. “No nos queremos olvidar de los miembros de la Junta Municipal Fuencarral-El Pardo por lo bien tratados que nos sentimos por ellos. Siempre nos prestan su apoyo. Gracias al coronel de la Guardia Real y al delegado de Patrimonio Nacional por sus constantes muestras de apoyo y amabilidad”, añadió el vicepresidente de la entidad.

Finalizada la intervención de Óscar, Virginia Cano Marfil, la presidenta de Amigos de Mingorrubio, debería haber presentado a la pregonera, pero su afonía le impidió hacerlo. Óscar puso voz a las bonitas palabras que Cano dedicó a Olga. Comenzó explicando al público por qué se eligió a la joven para dar el pistoletazo de salida a las fiestas. “Sara y yo la propusimos porque desde que recuperamos las fiestas nunca ha habido una pregonera mujer, porque vive en la colonia desde que nació, porque pertenece a la juventud de aquí, porque es capaz de subir al escenario, y no todos nos atrevemos, pero, sobre todo, porque ama Mingorrubio. Creo que dará frescura a estas fiestas. Cuando propuse a Olga salió por mayoría”.

Virginia (con voz de Óscar) le dio un toque personal a su presentación recordando cuándo conoció a la pregonera. “Es la primera vecina que conocí. Ella tenía 10 años y se presentó en casa cuando estábamos limpiando los restos de la obra que hicimos recién comprada. La niña se plantó en la puerta, sin habernos visto jamás, y nos dijo ‘¿os puedo ayudar?’. Y con su melena rubia y sus manos chiquititas le dimos un estropajo y se puso a limpiar los restos de pintura de un escalón”. Después, dibujó la sonrisa de los asistentes cuando la describió como “explosión de sentimientos, de espontaneidad, de ternura, de juventud y de bondad. Gracias Olgui. Siempre has querido y valorado a la Asociación Amigos de Mingorrubio. Te queremos”, concluyó.

Olga comenzó su pregón recordando lo que pensó cuando Virginia le comunicó que había sido propuesta como pregonera. “Al principio me quedé un poco parada, pero un dudé ni unos segundos en decir un ‘sí’ rotundo. No sé en qué pensó cuando me propuso ¡con lo bruta y friki que soy!, aunque hoy estoy en modo recatado y fino con vestidito”. Tras admitir que no sabía cómo comenzar ni qué decir en el pregón, la joven empezó recordando aquellos primeros años que vivió de fiestas. “Recuerdo cómo se engalanaban las calles. Los vecinos se reunían en las casas para hacerlo todos juntos. Mingorrubio se vestía de gala y estaba más bonito que nunca. Todo lucía espectacular. Todos íbamos a una. No había ni una sola persona que no disfrutase del clima de alegría que se formaba, tanto los que éramos de aquí como los que venían de fuera”, subrayó. Continuó hablando de lo que más atraía a la gente que no era de la colonia: las hogueras. “No envidiábamos a nadie con lo que se formaba aquí. Era con lo que yo más disfrutaba. Tenían un trabajo de meses detrás. ¡Qué pena cuando ardían! La recompensa era ver las caras de todos cuando ardían”. También habló de las peñas de entonces; Los Mismos, Las Majas, “con su uniforma blanco y azul perfecto. Animaban como las que más. Una peña que siempre va a ser eterna en Mingorrubio y de la que todos tenemos un precioso recuerdo”, recordó Olga. Se acordó de la de Emilio, Lola, Chesco, Rafi, los Arteaga, Frailón… “Con ellos, luchábamos por tener las mejores fiestas”.

A continuación, mencionó a la reina y damas de honor de aquella época y compartió con el público el recuerdo del día en el que fue una de ellas. “Era 1998. Todo iba sobre ruedas hasta que llegué a las escaleras y decidí no subirme el vestido. Me lo pisé, pero no me caí de milagro y salió todo al revés de como tenía que ser”, sonrió.

Siguiendo con sus recuerdos de cuando era niña, Olga subrayó que tener una infancia en Mingorrubio “es de lo mejor que te puede pasar. Y, diciendo esto, me quedo corta” -añadió- “La base de una persona es su infancia y la que yo he tenido aquí es envidiable. Esta plaza ha sido testigo de miles de encuentros de niños”. Y se acordó de sus vecinos. “Son los mejores que uno puede tener. Les tengo un cariño muy especial. Hago una mención especial a Lola, la madre de dos grandes amigos, por su lucha y actitud positiva ante la vida”.

Antes de concluir, mencionó a ‘los nuevos’ de Mingorrubio. “Cuando alguien llega aquí se siente en familia, porque si hay algo que caracteriza a este barrio es eso, la familiaridad. Mingorrubio es una gran familia con muchos hijos y con las puertas abiertas para todo el que quiera venir”, dijo. Y no se olvidó de sus amigos. “Todos ellos hacen de mí la persona que soy hoy. Hacéis de este sitio el lugar más bonito para vivir. Siempre que piense en la colonia, mi recuerdo será con vosotros”. Finalmente, recordó cuando su abuela le contaba cómo comenzaron las fiestas de Mingorrubio y sus famosas hogueras, así como el esfuerzo por darle unos festejos dignos a la colonia. “Muchos de los que las comenzasteis estáis aquí, por eso ahora quiero hacer mención y un gran reconocimiento a Amigos de Mingorrubio. Durante los últimos años, ellos están haciendo lo que vosotros hicisteis. Es una labor que pocos saben lo que conlleva. Yo sé el esfuerzo que implica levantar unas fiestas desde cero, porque lo he vivido muy de cerca. Ellos quieren que la colonia vuelva a lucir como lo hacía antes y que la gente disfrute con ello. No es que lo estén logrando; se superan año a año y ¡de qué manera! Esto vuelve a ser especial y bonito. Nos están devolviendo lo que tanto habíamos pedido y tanto disfrutábamos. Gracias de verdad. Vuestra labor es impresionante. Qué afortunada soy por poder llamaros amigos de los de verdad. Yo estoy aquí por vosotros. Sois lo mejor que le ha pasado a Mingorrubio en mucho tiempo”.

Olga se despidió de los asistentes recordando a una persona muy especial para ella. “Para finalizar, y por si alguien aún no sabe quién soy, soy Olga, la nieta de la Magdalena. Ella fue la persona que me enseñó a querer esta colonia, de lo que aprendí lo más valioso de la vida. Me gustaría que estuviese aquí para que ver cómo defiendo lo que un día ella defendió. Si decidí hacer este pregón fue por ella. Donde quiera que estés, abuela, va por ti”.

Finalizado el pregón, Juan y Pablo actuaron con su esperado repertorio musical y, después, a las 0h. se quemó la hoguera. Ardió un precioso buitre.

      

Podéis ver más fotos y un vídeo de la quema de la hoguera en Facebook. 

Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 


También te podría gustar...