‘El milagro BIKETOWN’, el éxito de unos jóvenes emprendedores de El Pardo amantes de la bicicleta

Cuando los pardeños Javi, Jose y Raúl montaron en su primera bicicleta poco podían imaginar que aquélla se convertiría en su medio de vida. Quizá no habían cumplido ni los cinco años y, probablemente, era una BH. Durante un tiempo bajaron con ella la ‘cuesta de Enrique’ y la de la carpintería, hasta que llegaron los descensos por el  monte. Ya habían cumplido los 13 y lo que empezó siendo un juego se convertía en pasión. Han pasado 20 años de aquello, su llama no ha hecho más que avivarse y las rutas han llegado mucho más lejos. Tanto que han alcanzado su meta particular: BIKETOWN.

Así  han bautizado a su proyecto empresarial, que hoy se ha convertido en una de las tiendas de bicicletas con más prestigio de Madrid. Y no lo decimos nosotros, lo dicen los que más saben; los fabricantes y los clientes. Estos han bautizado a BIKETOWN como “la perla de Madrid” y se refieren “al milagro BIKETOWN” cuando hablan de su trayectoria. Y es que Javi, Jose y Raúl han conseguido en un año lo que pocos hacen en cinco. ¿El secreto? Su profesionalidad y, sobre todo, sus extensos conocimientos del mundo de la bicicleta. “Llevamos toda la vida montando juntos, siempre hemos ‘enredado’ con las bicis. Esto nos ha hecho conocer muy bien el producto y las necesidades de nuestros clientes porque nosotros ya las hemos tenido”, comenta Raúl.

Las primeras pedaladas

Él es el ‘pequeño’ del trío emprendedor y ‘el chico de los números’. Por ello, no dudó en tomar lápiz y papel cuando hace ahora dos años la idea de abrir BIKETOWN empezó a fraguar en sus cabezas. Después de una conversación en la plaza de El Pardo con Javi, condujo su coche rumbo a Montecarmelo en busca del lugar idóneo. Tomó nota de localizaciones, dimensiones y precios, y unos días después le dijo a su amigo “tengo local”. Ahí empezaron a rodar. Javi comenzó a buscar fabricantes, pero no fue tarea fácil. “Es difícil convencer a las grandes marcas. Finalmente, apostaron por nosotros”, recuerda Raúl.

La inversión fue grande, más de 100.000 euros que salieron de préstamos personales. “Nos informamos sobre subvenciones, pero nos dimos cuenta de que todo lo que prometen es mentira”, señala. El primer desembolso fue a parar a electricistas, carpinteros, albañiles; todos conocidos, amigos o familiares de los emprendedores. “Conseguimos arrancar gracias a su ayuda y desde aquí se lo agradecemos”, añade. Concluido el acondicionamiento del local, BIKETOWN abrió sus puertas el 1 de octubre de 2010. Recuerdan el ‘sobre-esfuerzo’ que tuvieron que hacer el primer año, con jornadas de trabajo muy largas (de 8 de la mañana a 1 de la madrugada), que compaginaban con sus trabajos.

Un equipo muy compenetrado

Aunque a Javi, Raúl y Jose les gusta la velocidad sobre la bicicleta, no les convence en el trabajo y optaron por levantar los cimientos de BIKETOWN con paso lento, firme y seguro. Esto ha sido el secreto de su éxito, además de su compenetración. Y es que en la tienda cada uno tiene su papel. “Yo me encargo de la parte más institucional y representativa. Javi, de los proveedores y Jose de la parte técnica, junto a Álex”, explica Raúl.

De izqda. a dcha.: Gabriel, Jose, Raúl, Javi y Álex.

Este cuarto joven es la primera persona que han contratado y, quizá, no sea la única dado el trabajo que está generando la tienda. “Álex es un compañero más. Le conocemos desde siempre, también lleva muchos años montando en bicicleta”, comenta el emprendedor. Además, un quinto integrante trabaja ocasionalmente en la tienda, Gabriel, otro pardeño amante de la bicicleta.

Un ‘casting’ particular

En BIKETOWN todo ha rodado a buen ritmo hasta ahora. No obstante, sus fundadores reconocen que lo más difícil es tener marcas de prestigio. Y es que en el mundo del ciclismo no vale sólo poner el dinero sobre la mesa. “Los grandes fabricantes te hacen algo así como un casting antes de proveer. Tienen unos estándares de calidad a la hora de vender sus productos, no los ofrecen a cualquier tienda. Antes, miran si la plantilla responde a sus especificaciones, si es personal cualificado… A nosotros nos estuvieron valorando durante seis meses”, explica Raúl.

Está claro que la valoración fue muy positiva y que tuvieron un ‘apto’ en el casting porque BIKETOWN vende las mejores marcas del mercado. Allí podemos encontrar bicicletas fabricadas por  Trek, Yeti, Niner; ropa de Castelli, Endura y Mavic; cascos de Bontrager, Giro o Uvex y gafas Oakley y Catlike. En la actualidad, en la tienda (de 140 metros cuadrados) hay 130 bicis y 3.000 referencias. “Vendemos bicis técnicas, de carretera, eléctricas e incluso personalizadas, esto es, las hacemos a la carta. También hay bicis urbanas, plegables y de niño en toda su gama, desde la rueda 12 a la 24”, enumeran.

         

Sin despacho y con taller

BIKETOWN empezó teniendo un despacho que apenas duró unos segundos. Y es que su lugar fue ocupado por el taller, el verdadero corazón de la tienda. Allí, con cita previa, todo el que quiera puede dejar sus bicicletas para reparar, revisar… En uno o dos días están listas para recoger, previo engrase y lavado. La capacidad del taller es de 30 bicicletas.

El estar ubicados en el Monte de El Pardo, paraíso de los ciclistas en Madrid, supone una ventaja añadida, ya que los clientes vienen montados en sus bicis, y si la dejan en el taller pueden volverse con el servicio de Test Bike.  Cuentan con clientes de todo Madrid, de Las Tablas, Sanchinarro, Mirasierra, Pinar de Chamartín, Barrio del Pilar, Arroyo Fresno… Algunos de ellos son ciclistas profesionales, también triatletas…”Si no tenemos algo, lo pedimos”.

El Test Bike, servicio de préstamo

Para los más indecisos, BIKETOWN ofrece su servicio Test Bike. Se trata de un programa de préstamo de bicicletas eléctricas Yamimoto pensado para que el interesado las pruebe. Puede demandarse de lunes a sábado y tiene un coste de 60€, que se le restan al usuario si, al final, decide comprar.

Las escapadas, lo mejor

Para los fundadores de BIKETOWN, las escapadas que organizan para sus clientes son “lo mejor”. Con ellas, Javi, Jose y Raúl persiguen fomentar el ciclismo y pasar una agradable jornada con los amantes de la bicicleta. Suelen hacerlas por el Monte de El Pardo porque es su casa y lo conocen mejor que nadie. “El Pardo es nuestra referencia. Nadie ha montado tantas veces como nosotros, ni ha hecho tantos kilómetros ni lo va a cuidar como nosotros lo hacemos. Por otro lado, también vamos a la Cuenca Alta del Manzanares y a Soto de Viñuelas, entre otros lugares”, subrayan los pardeños.

Éstas son marchas de cicloturismo, sin embargo, estos jóvenes emprendedores participan en carreras de alto nivel, como Los 10.000 del Soplao, la Perico Delgado, la 24DOCE de 2012, el Open de Madrid… (No dejes de  leer ‘Álex y Zambo, los pardeños que vivieron la pesadilla de ‘Los 10.000 del Soplao’). Sus últimos logros han sido la excelente carrera de Javi y Álex en la Titan Desert  2013 en el desierto del Sáhara (lee la noticia aquí) y el primer puesto de Álex en la 12 ó 24 horas de Moralzarzal de 2013.

El 1 de octubre del año 2012 BIKETOWN cumplió dos años. Una corta edad que, sin embargo, ya ha vivido mucho. Y lo que le queda. En las mentes de los tres emprendedores ya se piensa en dar forma a un club y en abrir las puertas de una segunda tienda… ¡La carrera continúa!

BIKETOWN STORE
Avenida Monasterio de El Escorial, 63.
Tel. 91 599 14 83 
BIKETOWN 
Avenida Monasterio de Silos, 13.
Tel. 91 729 70 99
www.biketown.es
No te pierdas el vídeo promocional de Biketown.
 
 

También te podría gustar...