Carlos Montejo Llorente, guardia veterano, toda una vida al volante real

15 años después de ingresar en la reserva, el guardia real Carlos Montejo Llorente ha vuelto a la que fue su segunda casa durante 25 años: el cuartel de ‘El Rey’. Impulsado por los recuerdos, este pardeño ha querido volver a ver a unos compañeros especiales con los que, día a día, hacía sus servicios: los automóviles de la Casa Real. En la actualidad,  estos vehículos se encuentran en la Sala Histórica de la Guardia Real y Carlos no ha dejado pasar la oportunidad de reencontrarse allí con ellos.

Desde que ingresó en la reserva sólo los había visto por televisión y hace unos días estuvo frente a ellos. Esta vez, sin poder sentarse sobre los cómodos asientos, sin la posibilidad de mirar a través de las lunas blindadas y añorando el volante. Carlos no dudó en admitir que sentía nostalgia. “He conducido todos estos coches y otros que no se encuentran aquí”, nos dice.

Carlos Montejo con el Mercedes Benz 540-G-4 W31, en la actualidad y en los años ’80 frente al Palacio de El Pardo (a la derecha):

   

El Mercedes Benz 540-G-4 W31 que Hitler regaló a Franco, el Mercedes Benz 770 Pullman Limousine, los Rolls Royce y  los Cadillacs han pasado por las manos de este guardia real nacido en El Pardo. “Los coches que más me ha gustado conducir han sido los Rolls. Todos son una maravilla pero hay uno, concretamente, el Mercedes Benz 770 Pullman Limousine que se adelantó a su época. Tiene compresor, doble encendido, ocho cilindros y 16 bujías, e incluso, tacógrafo”, nos explica. Estos datos son una mínima parte de todo lo que nos contó durante la visita a la Sala Histórica de la Guardia Real. Y es que sus más de 20 años al volante le dieron el privilegio de convertirse en guía por un día.

    

Cuando Carlos Montejo Llorente ingresó en la Guardia Real, en el año 72, se incorporó a la compañía de transportes. “Antes de aprobar para guardia trabajé en las empresas de autobuses de El Pardo, por lo que tenía mucha experiencia de conductor”, nos comenta. Durante un tiempo condujo autocares y a principios de los 80 se puso al volante de los coches de representación. “Mi trabajo consistía en el mantenimiento de los vehículos y en trasladar a los jefes de Estado. He llevado a unas 40 personalidades, entre ellos a Gorbachov y, por supuesto, al Rey”, nos dice. Entre viaje y viaje, guarda alguna que otra anécdota que no duda en guardarse para él. Sí recuerda en voz alta el día del golpe de Estado y la madrugada en la que murió Franco, “estaba en La Paz haciendo un relevo de la guardia”, recuerda.

No se puede negar que la vida de este pardeño ha ido sobre ruedas. Dos años antes de ir a la reserva, fue el conductor de la madre del rey, doña María de las Mercedes, y tres lustros más tarde sigue pisando el acelerador. “Actualmente trabajo en una empresa de autobuses”, nos comenta.

Pero no cabe duda de que por mucho autocar que conduzca, por muchos viajeros que lleve y por muchos kilómetros que haga, Carlos no olvidará que ha tenido el privilegio de conducir los históricos coches de la Casa Real, y la suerte de trasladar a ilustres pasajeros que han sido y son historia.

.

No te pierdas el reportaje ‘Un día en la Sala Histórica de la Guardia Real en El Pardo’
 
No te pierdas la entrevista al coronel de la Guardia Real: “Estar ubicados en El Pardo es una gran ventaja para la Guardia Real”.
 
Para enterarte de todo lo que pasa referente a El Pardo cada día sigue a ElPardo.net en Facebook y Twitter: 

El Pardo Real Sitio


También te podría gustar...