Militares por un día en el Acuartelamiento Zarco del Valle de El Pardo

El martes 4 de abril se celebró, por quinto año consecutivo, la jornada de puertas abiertas del Acuartelamiento Zarco del Valle de El Pardo. En ella participaron unos 80 adultos y 320 niños, alumnos de los centros escolares Nuestra Señora de Loreto, Monte de El Pardo, San Francisco de Mingorrubio, Virgen de Mirasierra, de los institutos Mirasierra y Nuestra Señora de la Almudena, y del centro público de educación especial La Quinta.

Todos ellos conocieron ‘in situ’ el trabajo que se realiza en cada una de las unidades que integran el acuartelamiento: la Unidad de Transmisiones del Mando de Artillería Antiaérea, el Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas de Hardware y Software, la Unidad de Servicios del Acuartelamiento Zarco del Valle, el Regimiento de Guerra Electrónica 31 y el Parque y Centro de Mantenimiento de Material de Transmisiones. También tuvieron la oportunidad de ver el museo que alberga la ‘Exposición Tecnológica de los Medios de Transmisión Tácticos’ de esta última unidad.

Este lugar, que cumplió 20 años en 2015, es uno de los museos de transmisiones más importantes del Ejército de Tierra. Allí se exponen fondos materiales y documentales que se remontan al siglo XIX. Algunos proceden de países, como Alemania, Rusia, Marruecos, China o Polonia. Los adultos y niños que acudieron a la jornada de puertas abiertas vieron allí cómo fueron los inicios de las telecomunicaciones (con la colombofilia y las comunicaciones por señales visuales), también cómo eran las centrales telefónicas de los siglos XIX y XX y otros medios, los telégrafos de campaña con teclado, la máquina de cifra ‘Enigma’, los radioteléfonos y los teletipos, entre otros medios.

                

En la exposición de vehículos tácticos y medios de comunicación, los asistentes pudieron ver y subirse al IVECO M250, al RG-31 y a la ambulancia de soporte vital básica, entre otros. Los militares explicaron la composición y utilización de los mismos. “El RG-31 tiene una capacidad para nueve personas y se utiliza para transporte de pelotón en lugares donde estemos desplegados en zona, como Afganistán. Tiene distintos tipos de radioteléfonos, una terminal satélite y un sistema de inhibidor de frecuencia, entre otros aparatos”, comentaron. Respecto a la ambulancia, se explicó a los asistentes a la jornada que se utiliza como soporte vital básico y avanzado, cubriendo maniobras y ejercicios. “Va equipada como una UVI civil y tiene soporte para cuatro pacientes”, comentaron. Pero no todo se quedó en explicaciones, también hubo demostraciones y prácticas de inmovilización y movilización de pacientes, así como de mantenimiento de la vía aérea. Además, se comentó cómo funciona la megafonía y los prioritarios.

                   

Otros de los lugares que se visitaron fueron la galería de tiro de aire comprimido y el gimnasio. Allí, los jóvenes y niños pudieron demostrar su habilidad, ya que se montó para ellos un paso de pista de aplicación.

La sala donde se ubicó el simulador de carro de combate Steel Beast fue una de las preferidas de este grupo. Se trajo del Goloso y fueron varios miembros de la Brigada Guadarrama XII los encargados de enseñar al público su funcionamiento. “Se trata del simulador que utilizan las unidades acorazadas mecanizadas para la instrucción y adiestramiento de las tripulaciones (jefe de vehículo y tirador del carro de combate Leopardo y del vehículo de combate de infantería Pizarro). Es un programa parecido a un juego de ordenador, en el que hay mandos que son réplicas de los reales que tiene el vehículo. Simula el procedimiento que hay que hacer en el vehículo para poder hacer fuego. Por lo que no es sólo apuntar y ya, aquí se tiene en cuenta el tipo de munición, la distancia en la que está el objetivo, la humedad, el viento… Con él los tiradores practican tanto en ejercicios de tiro en movimiento como en parado. La finalidad es que tengan destreza para cuando se va a disparar con munición de verdad”, explican. El simulador de carro de combate Steel Beast es uno de los programas que mantiene el Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas de Hardware y Software.

                    

Durante la jornada de puertas abiertas de Zarco del Valle los asistentes también pudieron conocer el material y armamento militar, e incluso ponerse en un puesto de tirador con chaleco antifragmentos y casco incluido. Esto fue en la estación preparada por la UTMAAA, donde se expuso la munición que se usa en las unidades, objetos de prácticas, gafas con casco y de visión nocturna, mochilas, tiendas de campaña, raciones de previsión, granadas y armas, como el fusil HK y la ametralladora ligera MG42. “A los chavales lo que más les gustó fue ponerse en el puesto de tirador con su antifragmento, casco y arma, y pintarse la cara. Se sintieron militares por un día”, nos comentaron.

La sala de exposición de fotografías y vídeo trasladó al público a la década de los 50. Y es que allí se mostraron instantáneas que se hicieron en los años 1955 al 1960 en el Parque Central de Transmisiones. Había fotos de personal civil y militar, de una jura de bandera, de Primeras Comuniones, desfiles y de la fiesta de San Fernando, entre otras.

En 2016 se inauguró la Sala Histórica del Regimiento de Guerra Electrónica. El día de puertas abiertas se abrió para que el público la conociera. Allí se muestran algunos equipos que se utilizaron, desde 1800 hasta la Guerra Civil, para detectar señales de antena y redes, otros analógicos de los años 80 y de táctica. También, fotografías de la visita que el Rey Felipe VI hizo al Acuartelamiento Zarco del Valle siendo Príncipe de Asturias, el 13 de febrero de 2012, el organigrama del Regimiento y un plano con los lugares donde ha estado en zona de operaciones; como Bosnia, República Centroafricana, Líbano y Afganistán, entre otras cosas.

                                            

Después de la visita libre y ver algunos vehículos de la Guardia Real, los asistentes a la jornada presenciaron una demostración de los perros que se adiestran en el Servicio Cinológico de la Guardia Civil y un concierto de música militar con un repertorio adaptado al público infantil. Así, además de Banderita Española y las bandas sonoras de  Indiana Jones, Star Wars, los músicos tocaron las de Los Simpson, Bob Esponja y La Patrulla Canina.

La jornada de puertas abiertas finalizó con un acto militar. Después del homenaje a los caídos, el coronel del Parque y Centro de Mantenimiento de Material de Transmisiones, don Beda Javier Urbano Samper, se despidió del público agradeciendo su asistencia.

            

Pinchando aquí puedes ver el vídeo del homenaje a los caídos que se hizo durante acto militar.

FOTOS:

También te podría gustar...