Romeros y cofrades celebraron los 25 años de la recuperación de la Romería de San Eugenio de El Pardo

Ayer se cumplieron 25 años de la recuperación de la Romería de San Eugenio de El Pardo, y romeros y cofrades volvieron a disfrutar de una jornada de fiesta, acompañados por su santo.

Aunque el día estuvo acompañado por nubes y lluvia, la alegría estuvo presente toda la jornada. Poco antes de las 11h. el Parque de la Mar Océana se llenó de romeros vestidos con trajes tradicionales castellanos y se empezaron a escuchar dulzainas. Las mismas se silenciaron, minutos más tarde, cuando Ángel del Río comenzó a dar el pregón.

Ángel del Río.

Conocido por ser cronista de la Villa, este hombre no solo es uno de los habituales a la romería, además, fue el primer pregonero de esta fiesta popular tras su recuperación, hace ahora un cuarto de siglo. “Volver a subir al templete como pregonero ha sido para mí un privilegio. Estoy encantado de estar aquí de nuevo”, comentó a ElPardo.net.

Ángel del Río comenzó su pregón mencionando a la persona que, como dijo, “puso todo su empeño” en volver a celebrar la fiesta popular de El Pardo, José Gabriel Astudillo. “Bendito empecinado por recuperar aquellas tradiciones madrileñas dormidas en la memoria histórica de Madrid”, dijo. Después, recordó el día en el que dio su primer pregón de esta fiesta y mencionó cómo había pasado el tiempo. “Aunque por nuestro espíritu no haya pasado, sí hemos recogido arrugas y canas como el que recoge bellotas. Una de las pruebas es que, quien os habla, en el pregón de aquel entonces, leía a pelo, y hoy lo hace apoyado por unas lupas de esas que llaman de ‘leer de cerca’. A todos nos dejan huella los años. Bueno, no a todos, porque vosotras, romeras, seguís luciendo lozanas, espléndidas…”, dijo.  

A continuación, el pregonero retrocedió aún más en el tiempo hasta llegar a antes de la Guerra Civil. “Entonces, tal día como hoy, los romeros llegaban desde Madrid a El Pardo. Primero en tranvía hasta la Puerta de Hierro y, desde allí, los ocho kilómetros de camino que restaban hasta El Pardo se completaban en la ‘maquinilla’, que era un tranvía de vapor. Se tardaba una hora. Luego, llegaba la subida al monte para coger la bellota y almorzar. La ascensión se podía hacer a pie o en burro”, contó el pregonero.

Ángel del Río también habló de las propiedades de una de las protagonistas de la Romería de San Eugenio, la bellota, y se atrevió con un consejo. “Es un fruto astringente y, sobre todo, un buen calmante para los nervios. Por eso, desde aquí, este humilde pregonero recomienda a políticos de nuevo cuño y a otros de trasnochadas raleas que desayunen por la mañana una generosa ración, que por algo dicen que es manjar de cerdos”.  

El pregonero fue nombrado Romero Mayor y se le entregó el tradicional sombrero chambergo y la vara.

Antes de concluir su pregón, del Río recordó a Nati Mistral, “madrileña de armas tomar y pregonera de esta romería en 2011”, y recalcó la señalada fecha de ayer. “Sabemos que se cumplen 25 años de la restaurada romería, pero también se cumplen 375 años de la primera de las romerías, allá por el mes de noviembre de 1643”, manifestó.

El pregonero, tal y como hizo hace un cuarto de siglo, se despidió con lo que denominó “un ripio endémico” y un ¡viva san Eugenio! Después, fue nombrado Romero Mayor y se le entregó el tradicional sombrero chambergo y la vara.

A continuación, los romeros acudieron al Convento de las Madres Concepcionistas Franciscas para recoger el santo. Allí, hubo una trifulca ficticia entre ellos y los cofrades pardeños para, después, continuar con la romería. Debido a la amenaza de lluvia, los asistentes no se dirigieron, como es tradición, al encinar cercano al Convento del Cristo, sino que volvieron al Parque de la Mar Océana donde se habilitó una carpa. Finalizada la misa de campaña, se repartieron migas y sangría, gracias a la colaboración de la Junta Municipal Fuencarral-El Pardo. La jornada concluyó con más bailes, juegos populares y la devolución del santo al convento de las monjitas.

Como en años anteriores, la Asociación Vecinal de El Pardo se involucró en la fiesta popular organizando una comida y actividades. Los más pequeños tuvieron la oportunidad de participar en el concurso ‘La bellota más larga’. Por otro lado, la entidad aprovechó la jornada para entregar los premios de su concurso de fotografía ‘Otoño en El Real Sitio de El Pardo’.

Lee aquí el origen de la Romería de San Eugenio de El Pardo. 

Te recomendamos: 

Dream Time

La Pepenúltima

 

 

 

 

 

 

 

Dentista Almudena Plaza

 

 

 

 

También te podría gustar...