Despedida de los alumnos de 2º Bachillerato del colegio diocesano San Francisco de El Pardo

Un año más, el colegio diocesano San Francisco de El Pardo ha celebrado con un emotivo acto la graduación de sus alumnos de 2º de Bachillerato.

El mismo tuvo lugar ayer, jueves 19 de mayo, y contó con la asistencia de personalidades militares, religiosas y civiles, tanto del barrio como de la colonia de Mingorrubio.

Como en cursos anteriores, el acto comenzó a las 12h. con el izado de bandera y fue inaugurado por un invitado, que dirigió unas palabras a los alumnos del centro y a los 15 recién graduados. En esta ocasión, se contó con la asistencia de José Francisco Serrano Oceja, doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Pontificia de Salamanca, con Premio Extraordinario Fin de Carrera y de Doctorado, actual profesor titular de la Universidad San Pablo-CEU y periodista de distintos medios de comunicación.

    

José Francisco Serrano Oceja comenzó su discurso diciendo a los estudiantes que le gustaría pensar que el colegio “ha pasado por vosotros y no que vosotros habéis pasado por él”. “Ojalá que el espíritu del centro os haya impregnado”, añadió. El periodista quiso transmitir dos mensajes. “Aspirar a lo grande y no os conforméis nunca”, subrayó. A continuación, citó el mensaje que Santa Teresa de Jesús escribió en su obra Libro de la vida, en el que agradece a sus progenitores lo que hicieron por ella. “Quiero que aplaudáis a vuestros padres”, les dijo Serrano a los alumnos de 2º de Bachillerato. Antes de concluir, el doctor en Ciencias de la Información les dio un consejo. “Proponeros un fin más grande del que podáis alcanzar”. Asimismo, habló de la inteligencia y de la experiencia. “No todo se construye con voluntad, también con la inteligencia. No la despreciéis. Sentiros siempre acompañados de la experiencia. La experiencia auténtica es una experiencia de sentido”, dijo Serrano Oceja.

    

A continuación, se celebró la entrega de premios. Además de trofeos y medallas ganadas en los torneos deportivos, hubo menciones especiales a varios alumnos. Entre otras, por su implicación en la revista escolar, por las labores de mantenimiento y gestión de la biblioteca o por el entusiasmo en las actividades lúdicas.

Recogidas los galardones, tomó la palabra la directora del colegio diocesano San Francisco de El Pardo, Mª Teresa Rueda López. “Celebráis el cruce de un nuevo puente a otra etapa de vuestra vida”, comenzó. “Los profesores no hemos pretendido sólo que tuvierais buenas notas, sino contribuir a vuestro desarrollo como personas críticas”, añadió. No dudó en admitir que la época actual no facilita las cosas. Nos obstante, animó a los estudiantes diciéndoles que con esfuerzo, preparación e ilusión “se puede cambiar el mundo”. Mª Teresa, antes de terminar, y como hizo en las tres últimas graduaciones, propuso un reto a los alumnos de 2º de Bachillerato. “Os incito a plantaros cada día delante de esas personas tóxicas y les convenzáis de que podéis cambiar la realidad”.

Este año, también tomaron la palabra alumnos de 1º de Bachillerato dirigiéndose a sus compañeros de 2º. “Nunca olvidéis este colegio que os ha transmitido esos valores que serán la seña de identidad de lo que seáis”, les dijeron.

    

Por su parte, el grupo que se despedía del centro educativo transmitió a los asistentes, a través de dos portavoces, que el último curso no había sido un camino fácil pero que recordarían con cariño al colegio. “Han pasado seis años. Echamos un vistazo atrás y podemos ver que ésta ha sido una etapa muy bonita”. Antes de terminar, los chicos agradecieron uno a uno a los profesores su trabajo y dedicación. “Gracias por todo y hasta siempre”, concluyeron.

El acto finalizó con la oración de San Francisco, el arriado de bandera y un ágape. También acudieron a él: don Serafín (párroco de Mingorrubio), Aníbal de Miguel (Delegado de Patrimonio Nacional en El Pardo), y representantes de la Guardia Real, del Acuartelamiento Zarco del Valle y de la Guardia Civil.

También te podría gustar...